Lavia Origen combina las prácticas enológicas ancestrales con la tecnología más vanguardista

Lavia Origen, es la apuesta más innovadora del grupo MGWines que apuesta siempre por los proyectos enológicos más singulares. Con este vino la Bodega Lavia ha querido buscar la autenticidad, el respeto al origen y al terroir y hacernos viajar hasta la más pura esencia de la Monastrell de la DO Bullas (Murcia).

Tecnovino lavia origenLavia Origen procede del territorio más auténtico, de viejos viñedos ecológicos de más de 50 años, profundamente enraizados en terrenos más arcillosos, en un terroir muy característico de cepas rodeadas de monte, suelos profundos, frescos, ligeros, que son capaces de dejar una impronta en el vino.

Esta creación es obra de Sebastian Boudon, que a cargo de la dirección enológica de bodegas Lavia, se ha encargado de investigar en el pasado enológico de esta histórica zona, rescatando técnicas ancestrales que ha combinado con la tecnología más vanguardista.

En bodega se han seleccionado los racimos con uvas de pieles más espesas, con mayor contenido en polifenoles y taninos, buscando, también, vinos con más complejidad y mayor longevidad.

En su retorno al origen, se ha recuperado el uso del raspón en la elaboración, una práctica enológica rescatada de la antigüedad que era muy habitual en la zona mediterránea donde, lejos de los tonos verdes que aporta en otras zonas del interior como Ribera o Rioja, permite obtener vinos más frescos y con menos graduación alcohólica.

Trabajo de arqueología enológica

Un viaje al origen en Lavia Origen, el trabajo de arqueología enológica se ha culminado recuperando el uso del foudre para la fermentación alcohólica y maloláctica. En este caso, se trata de dos depósitos troncocónicos de 10.000 litros de maderas viejas de roble francés que se encontraban en la bodega y que han necesitado de un largo e importante proceso de recuperación y restauración que ha culminado en la elaboración de este vino.

La importancia de la recuperación de los foudres reside en que permiten que el vino pueda respirar más, respetando sus aromas propios, y ofreciéndole mayor longevidad y menor aportación de taninos de la madera. Tras esta singular fermentación, Lavia Origen ha envejecido en barricas de roble francés de 500 litros en las que el vino ha permanecido 12 meses.

El resultado, un vino auténtico, sin maquillajes, puro terroir y tradición, con más volumen en boca, fresco, con relieve y una gran longevidad. Sin duda, Lavia Origen es un vino que emociona y que convertirá cada sorbo en una experiencia con nuevos matices.

Para más información sobre el grupo bodeguero MGWines, y conocer la ficha de cata pincha aquí.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad, Catas y maridajes

Escribe un comentario

*