El Museo del Vino de Pagos del Rey celebra su tercer aniversario

A lo largo de estos tres años, han pasado por sus instalaciones más de 35.000 visitantes que han podido profundizar en diferentes aspectos de la historia del vino y sus tradiciones. Para festejar este aniversario, se ha lanzado una nueva edición de Bajoz Vino Museo, el vino que la bodega Pagos del Rey elabora en exclusiva para el museo.

Tecnovino Pagos del Rey Museo del Vino

La tercera edición de Bajoz Vino Museo rinde homenaje en su etiqueta a la camioneta de 1935 expuesta en el jardín del museo.

Fue en febrero de 2014 cuando la familia Solís puso en marcha este proyecto museográfico en la localidad zamorana de Morales de Toro, con el objetivo de contribuir a difundir la cultura del vino a través de proyectos transversales destinados a todo tipo de públicos. Tres años después este museo, que se encuentra ubicado junto a la bodega en la que Pagos del Rey elabora sus vinos de la D.O. Toro, ha conseguido asentar una programación didáctica y cultural creando una comunidad de usuarios fiel y diversificada, y se ha convertido en un catalizador del turismo de la provincia de Zamora en general y la comarca de Toro en particular. Así, sus instalaciones han sido visitadas en este tiempo por más de 35.000 personas que se han sentido atraídas primero, y sorprendidas después, por los contenidos de este museo instalado en la antigua nave de depósitos de la Cooperativa Nuestra Señora de las Viñas.

Para celebrar los éxitos cosechados en sus tres primeros años de vida, el museo organizó el 25 de febrero una jornada de puertas abiertas, de modo que todos los vecinos de Morales de Toro, así como los visitantes que se encontraban en el municipio ese día, pudieron visitar (o revisitar) sus instalaciones de forma totalmente gratuita.

Por otro lado, Pagos del Rey ha querido aprovechar este aniversario para presentar la nueva edición de Bajoz Vino Museo, el vino que la bodega elabora en exclusiva para el museo. Se trata de una edición artística limitada a 4.000 botellas que degustan todos los visitantes del museo y que únicamente puede adquirirse en su tienda. Esta referencia, que ya va por su tercera edición y cada año agota su tirada, se ha convertido en un vino de coleccionista puesto que cada año renueva el diseño de su etiqueta con diferentes elementos representativos del museo, su colección o instalaciones. Este año la pieza homenajeada es la camioneta de transporte de 1935, que se encuentra expuesta en el jardín del museo.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad, Catas y maridajes

Escribe un comentario

*