By 13 abril, 2016 0 Comments Leer más →

Un proyecto muestra cómo cambia el rostro al tomar vino

Un original proyecto del fotógrafo brasileño Marcos Alberti muestra cómo cambia el aspecto del rostro al tomar vino, la prueba ha sido con una, dos o tres copas de vino. Para esta creación decidió unir algunas de sus pasiones: amigos, fotografía, vino y una buena conversación. La conclusión es clara, la gente sonríe más, conforme el consumo va en aumento, por si alguien tenía alguna duda.

Tecnovino tomar vino Marcos AlbertiSe trata de una idea curiosa la de Marcos Alberti. Bajo «Wine Project» (proyecto vino) este fotógrafo brasileño tuvo la ocurrencia de mostrar mediante fotografías la transformación del rostro de las personas al tomar vino. Tres copas (de vino) después comenzó como una broma, como un juego organizado y pensado para hacerse como se dice en inglés «after hours», es decir tras la salida de la oficina y el trabajo. Sin embargo para Alberti ha sido una trabajo serio en un ambiente donde primaba el buen humor.

En el proyecto el artista brasileño combina amigos, fotografía, vino y una buena conversación, algunas de sus pasiones. Para hacerlo la primera imagen se tomaba de forma inmediata según los clientes llegaban al estudio con el objetivo de captar el estrés y el cansancio tras una completa jornada de trabajo y de enfrentarse al tráfico en hora punta para llegar a su destino.

Alberti explica que hay un dicho sobre el vino que le gusta mucho y es algo así: «la primera copa de vino es sobre la comida, la segunda es sobre el amor y la tercera se trata de caos» (The first glass of wine is all about the food, the second glass is about love and the third glass is about mayhem). «Así que tenía ganas de comprobar por mi mismo esta afirmación, que fue, de hecho, verdadera» dice el autor sobre su último proyecto.

Manos a la obra: tras llegar los clientes al estudio y capturar esa primera imagen, el siguiente paso era tomar una instantánea tras según la ingesta de vino, con cada copa. De forma sencilla, «nada especial», relata Alberti, «una cara y una pared, tres veces».

Por si alguien aún tiene dudas, dejamos algunas imágenes de su trabajo para ver la evolución del rostro de las personas que participaron. Efectivamente la sonrisa triunfa tras tomar una copa de vino.

El trabajo completo puede verse en este enlace: www.masmorrastudio.com/#!wine-project/cyck


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Escribe un comentario

*