Esta nueva propuesta vinícola llegará al mercado en los próximos meses y es fruto de un proyecto de investigación que ha durado tres años.

Emilio Moro
Emilio Moro también es una bodega comprometida con el entorno y las personas y, por eso, ha adaptado sus instalaciones y sus visitas de enoturismo a los discapacitados y ha incorporado la lectura en Braille en las etiquetas de sus vinos

Elaborado a partir de uvas ecológicas 100% Tempranillo, Bodegas Emilio Moro presentará este año su primer vino libre de sulfitos añadidos con el que dará respuesta a las demandas de unos consumidores cada vez más preocupados por los alimentos naturales y saludables. Así, esta nueva referencia mantendrá todas las propiedades beneficiosas del vino, como son los taninos, antocianos y antioxidantes, pero sin sulfitos añadidos, unas sustancias que normalmente se emplean como conservante. Para desarrollar este producto, que es apto para los alérgicos a los sulfitos, el departamento de I+D+i de la bodega, junto con el departamento técnico, ha estado tres años investigando la forma de inhibir el crecimiento de la microbiología indeseable en el vino a través de la lucha biológica, utilizando herramientas naturales de sus propios viñedos.
Y es que, junto a la tradición y la responsabilidad social corporativa, la innovación es uno de los tres pilares fundamentales de la filosofía de Bodegas Emilio Moro. De hecho, en los tres últimos ejercicios la firma vallisoletana ha invertido cerca de un millón de euros en investigación, desarrollo e innovación, una labor que desarrolla conjuntamente con otras entidades y universidades y que ya ha dado como fruto importantes avances en el campo de la viticultura como, por ejemplo, el desarrollo de levaduras autóctonas para aportar complejidad y singularidad a los vinos.