Las bodegas que quieran participar en el certamen francés deben registrar sus vinos antes del 31 de enero. Asimismo, los profesionales vitivinícolas y amateurs que deseen formar parte del jurado tienen de plazo hasta el 10 de marzo para presentar su candidatura.

Challenge International du Vin
El concurso Challenge International du Vin está abierto a todos los vinos y aguardientes de origen vitícola, sin distinción de añada, y listos para su comercialización (embotellados)

Los días 21 y 22 de abril se celebrará la 41ª edición del Challenge International du Vin, uno de los concursos de vino con más solera a nivel mundial que cada año se celebra en Francia y que este año recala, por primera vez en su historia, en Burdeos. Allí se darán cita más de 800 profesionales y amateurs del mundo vitivinícola que catarán a ciegas alrededor de 4.200 vinos, procedentes de 37 países, para elegir a las botellas merecedoras de las medallas de oro, plata y bronce en 2017.
Asimismo, se entregarán diez galardones especiales que se otorgarán a los vinos que destaquen en las siguientes categorías: Bio, Tinto, Blanco Seco, Blanco Dulce, Rosado, Espumeante, Dulce Natural-Vino de Licor, Aguardiente, vino de la región de Blaye y vino de la región de Bourg. También se concederá un premio especial al mejor vino de Marruecos, país que participará en esta edición del Challenge International du Vin en calidad de invitado de honor, como reconocimiento a su condición de segundo mayor exportador de vino de África (solo superado por Sudáfrica).
La actual convocatoria de este certamen, avalado por la certificación ISO 9001 desde 2008, contará asimismo con la presencia de Philippe Faure-Brac, presidente de la Unión Francesa de Sommeliers y mejor sumiller del mundo en 1992, que ha sido designado como presidente honorario del concurso.
Como siempre, los vinos que resulten premiados en esta edición podrán lucir en sus botellas las etiquetas que los acreditan como ganadores de las Medallas del Challenge International du Vin, unos galardones que gozan de reconocimiento internacional y representan verdaderas marcas de calidad para los consumidores. Asimismo, los ganadores se beneficiarán de las acciones de marketing que cada año realizan los organizadores del certamen con el fin de incrementar la notoriedad de los vinos triunfadores.