Estados Unidos, México y Brasil se decantan  por los vinos espumosos. Estos mercados americanos han aumentado a muy buen ritmo sus importaciones de este tipo de vinos en el primer trimestre de 2015, que han ganado cuota de mercado. Aún así en los tres países el envasado es el principal vino adquirido, según indica el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv).

Tecnovino mercados americanos espumososLa tendencia de un mayor consumo de espumosos se confirma, así ocurre en Estados Unidos, México y Brasil. Los tres mercados están enfocados a los vinos españoles con mayor valor añadido, teniendo poco peso el granel. Nuestros vinos tienen bastante peso en México, pero siguen representando una cuota relativamente baja en Estados Unidos y Brasil.
Pese a la muy buena evolución del espumoso, Estados Unidos ha reducido en general sus importaciones de vino. Desde hace tiempo es el principal inversor mundial en vino, pero en 2015 ha reducido sus compras un 4,8% en volumen y un 2,7% en valor en el primer trimestre, con el granel y en envases de más de 2 litros marcando este descenso. Las importaciones están lideradas por el vino envasado con el 65% del volumen y el 80% del valor, con moderado aumento en litros y leve caída en dólares, en un gran inicio de año para el vino espumoso, sobre todo italiano. De cada 1.000 dólares que gastó EE.UU. en vino, 330 los destinó a vino italiano, 246 a francés y sólo 65 a español, detalla el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv).
En cuanto a México importó un 51% más de vino español en el primer trimestre de este año tras el desplome de precios. Ha aumentado sus importaciones de vino un 22,8% en volumen pero sólo un 2,1% en valor, tras fuertes bajadas de precios de todos los vinos adquiridos, especialmente de aquellos con menor valor añadido. Hay buenas noticias para España en este país, ya que inicia el año como primer proveedor, pero preocupa la durísima bajada de precios de todos sus vinos, lo que provoca un crecimiento global de más del 50% en volumen pero una caída de la facturación del 14,5%.
Por su parte Brasil aumenta a buen ritmo su inversión en vino gracias a envasados y espumosos. Las importaciones de vino en Brasil han caído levemente, un 1% en volumen pero el crecimiento ha sido del 12,6% en valor en el primer trimestre, al subir de precio todos los vinos. El vino envasado representó el 95% del volumen importado, siendo junto al espumoso el protagonista del crecimiento global en valor. El granel apenas tiene peso en Brasil.
España es el sexto proveedor de Brasil y a pesar de reducir sus ventas en litros ha incrementado sus ingresos al subir de precio más del 13%, que sigue siendo superior a la media de mercado. Chile es el principal vendedor de forma destacada.
Los informes que ha elaborado el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv) incluyen los datos de importaciones de vino en cada uno de estos países desde el año 2000 hasta el primer trimestre de 2015, analizados por países de origen, tipo de vino (espumoso, envasado y granel), valor, volumen y precio medio.