Ya está disponible en el mercado la tercera añada de este vino solidario creado por la enóloga Irene Alemany, cuyos beneficios se invertirán en esta ocasión en un revolucionario estudio sobre la influencia de los linfocitos en el sistema inmunitario de los pacientes.

El Microscopi 2015
Alemany i Corrio elabora la tercera añada de este vino para recaudar fondos en beneficio del Instituto Oncológico del Hospital Universitario Vall d’Hebron

La iniciativa de El Microscopi nació en 2014 cuando Irene Alemany, enóloga y propietaria de la bodega Sot Lefriec, finalizaba sus últimas sesiones de quimioterapia para luchar contra el cáncer de mama que le había sido diagnosticado en julio de 2012. En agradecimiento al equipo médico del Programa de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Vall d’Hebron y el Instituto Oncológico Baselga, liderados por el Dr. Javier Cortés, y consciente de la urgencia del centro por adquirir un microscopio para el avance en la investigación y tratamiento de la enfermedad, decidió hacer lo que mejor sabe: elaborar vino. Tras una primera añada, que sirvió para financiar el preciado microscopio, Alemany siguió con el proyecto y, en su segundo año, colaboró con la compra de cámaras fotográficas para completar la infraestructura.
Ahora, con su tercera añada, la enóloga quiere destinar los beneficios de este vino a un estudio sobre linfocitos infiltrantes. Según el Dr. Cortés, responsable del proyecto, “el cáncer de mama es la enfermedad maligna más frecuente en la mujer y la segunda en fallecimientos tras el cáncer de pulmón”. “Con el objetivo de optimizar los tratamientos –prosigue el doctor–,  se han buscado factores pronósticos y predictivos de respuesta, entre los que destaca la presencia de linfocitos infiltrantes de tumor (TILs). Sin embargo, la importancia que se da actualmente a los TILs radica exclusivamente en su presencia/ausencia y localización, sin que se haya estudiado en profundidad la importancia relativa de las diferentes subpoblaciones”.
Este estudio que se está llevando a cabo en el del Hospital Universitario Vall d’Hebron permitirá determinar las subpoblaciones infiltrantes, realizar expansiones monoclonales, determinar las citocinas que se producen, estudiar la funcionalidad de las subpoblaciones linfocitarias purificadas y llevar a cabo el crecimiento de xenoinjertos para valorar la funcionalidad de las células T infiltrantes.
Y este es el noble propósito de El Microscopi 2015, un vino honesto elaborado con Merlot, Cariñena y Cabernet Sauvignon, sin filtraciones y empleando las propias levaduras y bacterias autóctonas de la uva para la fermentación. Los trasiegos y el embotellado se realizan siguiendo el ciclo de la luna.
Este proyecto solidario de Irene Alemany, que recibió el pasado mes de julio el premio a la Mejor Iniciativa del sector por parte de la Associació Catalana de Sommeliers, ha contado un año más con la colaboración desinteresada de la ilustradora Antònia Bonell; el estudio de diseño Pagà Disseny; los doctores Isidre Boguñá, Javier Cortés, Dalila Duarte, José Luis Lirio, Isabel Ruiz, José Pérez, Lluïsa Santacana y Francisco Sagrera, y la agencia de comunicación MAHALA/Wine&.
P.V.P. El Microscopi 2015 (Alemany i Corrio): 9 euros.