Projar, firma conocida especialmente por sus sustratos y proyectos medioambientales, presenta al viticultor sus protectores cuadrados de viñedos cuyo empleo reduce los costes, ya que se pueden desplegar y apilar para su almacenamiento ocupando el mínimo espacio.

Tecnovino Probar protectores cuadrados para viñedosOtra ventaja añadida de estos protectores cuadrados de viñedos es que su transporte responde a criterios de sostenibilidad ambiental, ya que se transportan de una manera más compacta al poder plegar ni apilarlos, al contrario que sucede en el caso de los protectores redondos.
Incorporan unos orificios de aireación, donde se pueden introducir los tutores para el correcto desarrollo de los viñedos, y dos orificios que permiten al agricultor reducir el tiempo de colocación, ya que basta introducir el tutor, sin necesidad de bridas ni cuerdas. Estos protectores pueden utilizarse durante más de cuatro años, por lo que son reutilizables, ya que una vez han cumplido su misión en las vides, pueden volverse a desplegar y guardar para futuros usos.
Tal y como afirma Alejandra Pintos, directora de marketing de Projar, los protectores cuadrados de viñedos «es un producto fuertemente introducido en Francia e Italia, responde de mejor manera a criterios de ahorro de costes logísticos y de transporte. Además es sostenible medioambientalmente porque se puede reutilizar».