El proyecto VIVA (Vineyards’ Integrated Smart Climate Application) financiado por la Comisión Europea dentro del programa H2020, se ha puesto en marcha este año con el objetivo de ayudar a las industrias vitivinícolas europeas a ser más resistentes al cambio climático, minimizando los costes y los riesgos mediante una mejora de la gestión de la producción.

Tecnovino cambio climatico
La primera reunión de coordinación del proyecto VIVA se celebró en Oporto (Portugal) el pasado mes con todos los equipos participantes

Durante el pasado mes de noviembre se celebró en Oporto (Portugal) la primera reunión de coordinación del proyecto VIVA que tiene por objetivo desarrollar herramientas que permitan al viticultor una ágil y rápida toma de decisiones sobre el manejo de la viña.
En este proyecto, que se ha diseñado con una duración de 3 años, participan equipos catalanes como Meteosim, IRTA, BSC y Codorniu; los italianos ISMB, Uniendo y Mastroberardino; los portugueses UPORTO y Symington,; los franceses Semide y los ingleses Alpha Consult.

El papel del IRTA en este proyecto es la coordinación de toda la parte científica-agronómica y fisiológica, comportamiento de la planta frente a diferentes situaciones climáticas, ambientales y agronómicas

Concretamente, el papel del IRTA en este proyecto es la coordinación de toda la parte científica-agronómica y fisiológica, que permita desarrollar modelos de comportamiento de la planta frente a diferentes situaciones climáticas, ambientales y agronómicas. Estos modelos incorporan a sistemas más complejos de toma de decisión que, junto con predicciones climáticas que aportan otros socios del proyecto, permitan predecir cómo se desarrollará la viña en aquellos condiciones ambientales previstas.
Este es un aspecto básico en la gestión del cambio climático, el poder predecir el clima, pero sobre todo el comportamiento del cultivo en estas condiciones. El interés, no sólo científico, sino también empresarial del proyecto, se pone de manifiesto en la participación de tres socios usuarios finales como son Codorniu, concretamente en las fincas de Raimat, las bodegas Symington (Portugal) y Mastroberardino (Italia ).
Actualmente, el primer año del proyecto, se está trabajando en el ensamblaje de todos los componentes de este complejo sistema de ayuda a la toma de decisiones (DSS Decision Support System), y a partir del próximo verano se entrará en la fase de verificación en campo, y concretamente en los viñedos de Raimat habrán dos pilotos de referencia.
Para ampliar información sobre el programa H2020 acceda aquí.