By 25 abril, 2018 0 Comments Leer más →

Toman medidas ante el primer caso de Xylella fastidiosa en Madrid

Tras la detección del primer caso de Xylella fastidiosa en Madrid y confirmar que efectivamente así era tras realizar los análisis pertinentes, desde la administración de la Comunidad de Madrid ya han comenzado a activar medidas preventivas para para aislar el foco que fue localizado en un olivo situado en una finca particular de Villarejo de Salvanés. Es la primera vez que se detecta en la región esta bacteria, inocua para personas y animales, pero que puede puede causar graves daños en cultivos como olivo, vid, frutales de hueso, cítricos, almendros y numerosas especies ornamentales.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y Medio Ambiente ha confirmado el primer caso de Xylella fastidiosa en Madrid. Esta bacteria, totalmente inocua para personas y animales, se ha localizado en un olivo situado en una finca particular de Villarejo de Salvanés.

Tecnovino olivo infectado xylella fastidiosa en Madrid

El olivo afectado por Xylella fastidiosa, en Villarejo de Salvanés (Madrid). Foto facilitada por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid.

Desde la Comunidad de Madrid indican que «la detección de la Xylella fastidiosa se produjo gracias a la efectividad los sistemas de vigilancia control e inspección que se llevan a cabo de manera habitual en la Dirección General de Agricultura desde el año 2014, a una media aproximada de 300 prospecciones año. Tanto la propiedad como el alcalde del municipio han sido informados del diagnóstico por la Comunidad de Madrid, que ha comenzado a aplicar de inmediato las medidas oportunas de prevención y erradicación para aislar el foco y evitar la propagación de esta bacteria».

La Xylella fastidiosa puede causar graves daños en cultivos como olivo, vid, frutales de hueso, cítricos, almendros y numerosas especies ornamentales. Se encuentra en el sistema circulatorio de la planta y puede llegar a obstruir el flujo de savia, por lo que los síntomas son similares a los de la falta de agua o carencia de nutrientes: marchitez, secado de hojas y ramas e, incluso, muerte del ejemplar afectado.

Se transmite de forma natural de unas plantas a otras con la ayuda de insectos vectores; a la Comunidad de Madrid podría haber llegado de esa forma o por la llegada de plantas procedentes de zonas donde la bacteria está presente.

Medidas de prevención: aislamiento del foco, creación de grupos de trabajo para su seguimiento y toma de decisiones, arranque y tratamiento en la zona cercana al foco

La muestra se analizó en el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Agroalimentario (IMIDRA) y, al tratarse de la primera detección en la región, se remitió al Laboratorio Nacional de Referencia de Bacterias, situado en Moncada (Valencia) , para la confirmación del diagnóstico, tal y como se señala en el Plan de Contingencia descrito por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Una vez confirmado el diagnóstico por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, se ha elaborado un plan de acción que ha sido publicado mediante Resolución de 10 de abril de 2018, del Director General de Agricultura y Ganadería (corrección de errores mediante Resolución de 12 de abril de 2018). Contempla la creación de grupos de trabajo y seguimiento y la adopción de medidas para atajar la presencia de la bacteria que se pueden consultar en el siguiente folleto.

El seguimiento de la situación corresponde a un Comité de Dirección de la Emergencia del que forman parte representantes del Gobierno regional, técnicos de la administración regional e investigadores especializados del IMIDRA, cuyo Laboratorio de Sanidad Vegetal tiene la cualificación específica para la detección de la bacteria.

Asimismo, se constituirá una mesa sectorial en la que participarán representantes de los sectores afectados, como agricultores o productores de aceite, y los alcaldes de los municipios en los que se realicen actuaciones para la prevención y contención de la Xylella fastidiosa en la región.

El seguimiento de la situación corresponde a un Comité de Dirección de la Emergencia del que forman parte representantes del Gobierno regional, técnicos de la administración regional e investigadores especializados del IMIDRA, cuyo Laboratorio de Sanidad Vegetal tiene la cualificación específica para la detección de la bacteria.

Así, tanto el olivo afectado, como los demás situados en un radio de 100 metros, han de ser arrancados y eliminados como medida para evitar la propagación de la Xylella fastidiosa. En 500 metros a la redonda del ejemplar que ha dado positivo, se van a llevar a cabo tratamientos insecticidas y fitosanotarios, tanto en olivos como en otras plantas susceptibles de verse afectadas por la bacteria. Además, se realizarán inspecciones y controles en un área de cinco kilómetros en torno al lugar donde se ha registrado el positivo.

En paralelo a estas actuaciones, la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio ha comenzado a trabajar en un programa de indemnizaciones para los agricultores damnificados.

UPA Madrid confía en que las medidas de contención frenen a la Xylella fastidiosa

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Madrid se ha mostrado confiada en que las medidas de contención frenen a la Xylella fastidiosa e impidan su propagación. Tras la reunión con el Gobierno regional, los agricultores confesaron su “gran preocupación” por una plaga que causa la muerte de los árboles afectados. No obstante, aseguraron “sentirse en buenas manos” al asumir los técnicos del IMIDRA la gestión técnica del problema.

Productores, Administraciones e instituciones afectadas se reunieron el 11 de abril con el Gobierno regional para participar en el diseño del protocolo que debe evitar que el hallazgo conocido ayer vaya a más.

La medida de arrancar todo árbol leñoso en un radio de 100 metros, significará que unos 300 olivos se arrancarán y quemarán, señalan desde UPA Madrid. La Comunidad de Madrid destinará 2 millones de euros para indemnizar a los agricultores que tengan que arrancar sus árboles. También detallan que se establecerá una zona denominada “de tampón”, que se tratará con herbicidas y fungicidas, en un radio de 500 metros. Otros 5 kilómetros alrededor se establecerá una zona de vigilancia extrema. El objetivo es claro: evitar que esta bacteria se propague y acabe convirtiéndose en una plaga. Según las primeras valoraciones los afectados serán 50 productores de 5 municipios madrileños.

“La verdad es que nos sentimos en buenas manos”, ha asegurado Jesús Anchuelo, secretario general de UPA Madrid, en referencia a la dirección técnica de la crisis, que corresponde a los técnicos del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural (IMIDRA). “Son muy buenos profesionales y nos dan bastante confianza. Esperamos que pongan freno a esta preocupante enfermedad vegetal”, ha afirmado.

El secretario general de UPA Madrid, Jesús Anchuelo, ha pedido a la Consejería de Medio Ambiente que se tenga en cuenta a las organizaciones de agricultores a la hora de diseñar los planes de apoyo y contención. “Las indemnizaciones deberán tener en cuenta el tipo de explotación o la edad de los árboles”, ha explicado.

UPA Madrid también ha pedido que se tenga en consideración a los productores en ecológico para que no pierdan su certificación en el caso de que sus olivos deban someterse a algún tratamiento.

“La verdad es que nos sentimos en buenas manos”, ha asegurado Anchuelo, en referencia a la dirección técnica de la crisis, que corresponde a los técnicos del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural (IMIDRA). “Son muy buenos profesionales y nos dan bastante confianza. Esperamos que pongan freno a esta preocupante enfermedad vegetal”, ha afirmado.

UPA ha reclamado indemnizaciones justas que no desincentiven el que los agricultores pongan en conocimiento de las Administraciones la sospecha de posibles árboles infectados. La organización va a organizar jornadas informativas con agricultores, a las que asistirán técnicos del IMIDRA y cargos de la Consejería para ayudar a los agricultores a hacer frente a este problema.

La Xylella fastidiosa está presente en el continente americano y desde 2013 se detectó en Europa, en el sur de Italia

Xylella fastidiosa

El Gobierno autonómico de la Junta de Andalucía puso en marcha la Estrategia Andaluza contra la Xylella fastidiosa, . Esta fotografía corresponde a la noticia publicada en Tecnovino sobre ello.

El óptimo de crecimiento de la Xylella fastidiosa se sitúa entre los 26-28ºC. Su presencia se sitúa principalmente en el continente americano; fuera de éste, la bacteria ha sido introducida en Taiwan, donde causa problemas principalmente en perales y vid. En octubre de 2013 se detectó por primera vez en Europa, en la región de Apulia (sur de Italia), donde afectó a olivos.

En 2015, la bacteria se detectó en Francia, primero en la isla de Córcega y poco después en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. En España, la primera confirmación se produjo en noviembre de 2016, en un centro de jardinería en Mallorca. En la península se detectó el primer caso en junio del pasado año 2017, en almendros localizados en la provincia de Alicante.

La Xylella fastidiosa es una bacteria que afecta a más de 300 hospedantes, tanto cultivos agrícolas como especies forestales y ornamentales. Puede producir graves daños en cultivos muy importantes en España, como vid, olivo, cítricos, almendro o frutales de hueso.

Su propagación es de la siguiente forma:

  • A corta distancia: mediante insectos vectores que se alimentan del xilema de material vegetal infectado, transmitiéndolo a plantas sanas.
  • A largas distancias: por el comercio y transporte de material vegetal e insectos infectados. La principal vía de entrada son los vegetales destinados a plantación (excepto las semillas) procedentes de países o zonas en las que la bacteria está presente.
Tecnovino Xylella Fastidiosa vina Irta

Dos de los insectos vectores de la Xylella Fastidiosa: Cercopis intermedia (izquierda) y Philaenus spumarius (dcha.). Foto proporcionada por el Irta (Investigación y Tecnología Agroalimentaria) que ha realizado un estudio sobre la Xylella fastidiosa.

El plan de acción está diseñado para cumplir la legislación vigente, controlar brotes de la enfermedad que vayan apareciendo y prevenir, en lo posible, su dispersión, e incluye las siguientes medidas:

  • Inmovilización de material vegetal sensible y prohibición de comercialización fuera de la zona demarcada y de la zona infectada a la zona tampón.
  • Destrucción de material vegetal sensible en un radio de 100 m. en torno a las detecciones.
  • Prevención mediante tratamientos contra los insectos vectores.
  • Prohibición de plantas de especies hospedantes hasta 5 años después de la declaración de erradicación.
  • Indemnización por el arbolado destruido.

Sintomatología

Es una bacteria que se encuentra en el xilema (sistema circulatorio de la planta) y se multiplica dentro de los vasos, llegando a taponarlos y a obstruir el flujo de savia bruta, lo que provoca síntomas que se corresponden con falta de agua o carencia de nutrientes.

Los síntomas varían mucho de unos hospedantes a otros, pero en general son marchitez, decaimiento generalizado de la planta, secado de hojas y ramas, incluso en estado avanzado, muerte de la planta. En ocasiones, las plantas se muestran asintomáticas a la presencia de la bacteria, lo que dificulta su detección.

Ciertos agentes abióticos o ambientales pueden dar síntomas similares: estrés hídrico, viento, salinidad o exceso de nutrientes, pero en este caso el quemado de las hojas es generalizado, afectando a las partes jóvenes y viejas de las plantas.

Si se sospecha de alguna planta infectada en Madrid, hay que contactar inmediatamente:

  • Con la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de la zona, o en:

¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Escribe un comentario

*