Desde sus orígenes Viña Ijalba se ha adelantado a sus tiempos con una actitud siempre innovadora y rompiendo moldes. Pionera en vinos ecológicos y recuperación de variedades autóctonas minoritarias, la bodega continúa con su (r)evolución y presentan la nueva imagen de sus vinos y de su nueva colección de monovarietales, que se comercializarán a partir de abril.

Tecnovino Viña IjalbaViña Ijalba, una bodega que desde sus inicios sorprendió por la originalidad de sus presentaciones, continúa su (r)evolución con un nuevo cambio en la imagen de sus vinos, demostrando que la innovación forma parte de su ADN empresarial. “Creemos que ha llegado un momento de cambio en el que necesitamos reflejar la madurez adquirida por nuestra bodega, una renovación que representa un punto de inflexión para la bodega y para el rumbo y la relevancia que Viña Ijalba quiere adquirir a partir de ahora”, ha explicado Cristina Gutiérrez, tercera generación de la familia al frente de Viña Ijalba.
Desde su lanzamiento al mercado, Viña Ijalba utilizó una presentación muy novedosa de sus vinos, tanto en el etiquetado como en la propia botella. “Ahora presentamos nuestra gama de vinos criados con un diseño más sereno y clásico, un estilo elegante que mantiene la esencia, el colorido y el carácter geométrico de la marca», ha afirmado Cristina Gutiérrez.
«Mientras que hemos hecho una apuesta por lo natural y floral para la nueva colección de cuatro vinos monovarietales de Tempranillo Blanco, Maturana Blanca, Maturana Tinta y Graciano, que se comercializarán a partir de abril“. Este nuevo etiquetado pretende mostrar, como si fuera a través de una ventana, “un mundo orgánico, natural, a modo de jardín, que nos recuerdan el carácter de la viña y los elementos que la integran”, añade Gutiérrez.
La presentación de la nueva imagen contó con la presencia del prestigioso crítico José Peñín, que ha elogiado la audacia de esta bodega familiar riojana al romper moldes en una Denominación tan respetuosa con la tradición. Peñín recordó la sorpresa que causó su forma de trabajar rompedora y el lanzamiento del primer varietal de graciano en 1995, o que ya pensara más en el viñedo que en la bodega para hacer sus vinos, algo aún raro hace veinte años. «Viña Ijalba representa una tercera vía entre las bodegas clásicas y los productores denominados modernos«.

Una bodega que rompe moldes, pionera en muchos aspectos

Viña Ijalba ha sido pionera en la viticultura ecológica, en la protección del medio ambiente y en la investigación para la recuperación de las variedades autóctonas. Así, fruto del proyecto de investigación para la recuperación de variedades de vid minoritarias llevado a cabo en colaboración con la Universidad de La Rioja, el Consejo Regulador de la D. O. Ca. Rioja y el C.I.D.A de La Rioja, Viña Ijalba fue la primera bodega de Rioja en comercializar vinos varietales.
Viña Ijalba presentó en 1995 el primer vino varietal de graciano de Rioja. En el 2001, después de algunas elaboraciones experimentales, se comercializó el primer vino de maturana blanca, una de las variedades recuperadas. En 2002 se presentó la Maturana tinta y en 2006 el Tempranillo blanco, proveniente de una mutación genética natural a partir de la Tempranillo tinta.

Tecnovino Viña Ijalba
La nueva colección de cuatro vinos monovarietales de Tempranillo Blanco, Maturana Blanca, Maturana Tinta y Graciano, apuesta por lo natural y floral

Pero tal y como ha destaco el enólogo de la bodega, Perdo Salguero, el espíritu innovador de Viña Ijalba no se ha limitado a la imagen, sino también al carácter de sus vinos. “Hemos sido innovadores en la manera de elaborar nuestros vinos y aventurados al crear vinos monovarietales en Rioja, como el primer 100% Graciano, pero es un lujo poder trabajar con una paleta tan amplia de variedades, teniendo siempre mucho respeto por la fruta y dejando que cada variedad se exprese con todo su potencial”.
A partir de los trabajos desarrollados en campo para la reconversión hacia viticultura ecológica de las 90 ha de viñedo propio, con la cosecha del 98 Viña Ijalba inició la comercialización del primer vino riojano elaborado al amparo del Órgano de Control de Agricultura Ecológica de La Rioja. A él le siguieron el resto de elaboraciones, así como la utilización de cepas de levaduras autóctonas en la vinificación, que contribuye a preservar la biodiversidad y acentuar la singularidad de los vinos.
El acto de presentación ha finalizado con una cata del varietal de Maturana blanca 2017, y en primicia la presentación de un nuevo vino, Ijalba Cuvée (70% tempranillo, 20% graciano y 10% Maturana tinta) de la añada 2016, con un paso de 10 meses en barrica de roble francés. Un vino de alta expresión, de gran intensidad aromática y muy equilibrado en boca.