La Asociación de Enólogos de La Rioja (AER), la empresa Gruart La Mancha y la Universidad de La Rioja organizan el Concurso Nacional de Catador Especialista en Tricloroanisol (TCA). Carlos Fernández Gómez, de Bodegas Tierra, ha sido el ganador, mientras que Marta Gallego Ezquerro, de Bodegas Luis Alegre y Lucía San Román Boli, de Corchos Amorim, han logrado el segundo y tercer puesto.

El tricloroanisol (TCA), también conocido como enfermedad del corcho, afecta a cerca de un 4% del vino embotellado del mundo. Por eso se han fijado este compuesto para hacer el Concurso Nacional de Catador Especialista en Tricloroanisol (TCA) –o enfermedad del corcho– que se celebró en la Sala de Análisis Sensorial del Complejo Científico-Tecnológico de la Universidad de La Rioja. Carlos Fernández Gómez, de Bodegas Tierra (DOCa Rioja) ha logrado el primer premio, en segundo lugar, ha quedado clasificada Marta Gallego Ezquerro, de Bodegas Luis Alegre (DOCa Rioja) y, en tercer lugar, Lucía San Román Boli, de Corchos Amorim. Los consursantes se enfrentaron a una cata en la que debían detectar olfativamente unas bajas concentraciones de TCA.
Tecnovino tricloroanisol concurso
El tricloroanisol (TCA) es el responsable del mal olor de algunos vinos. Es un proceso químico que se desencadena como consecuencia de la presencia de clorofenoles. Estas moléculas están presentes tanto en el alcornoque como en el agua, el suelo de los bosques, la madera, la barrica, el tanque, etc. o lo que significa que, en realidad, el corcho no tiene por qué ser ‘culpable’ del problema.
El Concurso Nacional de Catador Especialista en Tricloroanisol (TCA) está organizado por la Asociación de Enólogos de La Rioja (AER), la empresa Gruart la Mancha y la Universidad de La Rioja. Los dos primeros clasificados han sido premiados con un puesto de trabajo en el departamento de Control de TCA de Gruart La Mancha en Valdepeñas (Ciudad Real).