La bodega riojana ha confiado en Verallia y su gama premium Selective Line para vestir al primer rosado elaborado 100% con Mazuelo, una variedad extraordinaria pero de escasa producción en la región. La historia de esta colaboración se recoge en un vídeo que acaba de presentar la firma especializada en envases de vidrio.

Verallia viste a Primer Rosé Marqués de Murrieta
Primer Rosé, a la venta en una edición limitada, se ha concebido como una verdadera joya, tallada con especial dedicación por Verallia

Marqués de Murrieta invirtió nada menos que siete años de investigación en la creación de Primer Rosé,  un rosado “con alma y personalidad”, según sus autores, al que ha dado cuerpo Verallia gracias a una botella que rebosa modernidad, juventud y sutilidad. Tal y como manifiesta en el vídeo el diseñador José María Morera, implicado en este proyecto, un vino tan particular necesitaba un envase especial, capaz de comunicar sus características. “Nos pareció interesante incorporar al molde cilíndrico el estilo art decó, que le da cierta brillantez y reflejos particulares a un vino que se quiere expresar por su propio color”, resalta Morera.
La singular botella desarrollada por Selective Line-Verallia integra también elementos más serios y clásicos de Murrieta, como el monograma, grabado en la boca. Otra de las notas distintivas del envase es su trabajada base, donde se puede leer un texto de la bodega que le añade, según el diseñador, “un plus en esa búsqueda de la excelencia en la creatividad”.
Por su parte, Vicente Cebrián-Sagarriga, presidente de Marqués de Murrieta, ha participado asimismo en este ‘making of’, mostrando su satisfacción por el trabajo realizado por la firma vidriera: “Hemos realizado una revolución en los últimos 20 años de la historia de esta casa. Verallia ha sido partícipe de esta labor de rejuvenecimiento desde su buen hacer, desarrollando el packaging de este proyecto, que busca la excelencia”.