La UE y EE.UU. han acordado el 5 de marzo la suspensión de todos los aranceles de represalia sobre las exportaciones de la Unión Europea y de Estados Unidos impuestos en los conflictos de Airbus y Boeing durante un periodo de cuatro meses. Entre los productos afectados se encontraba el vino. El Gobierno de España celebra este hecho y añade que «permitirá que las exportaciones a los EE.UU. de algunos de productos españoles empiecen a recuperarse».

La Unión Europea ha dado a conocer el pasado 5 de marzo que los aranceles entre Estados Unidos y la UE quedan de momento en pausa. El origen de estos aranceles proviene de la Administración del anterior presidente Donald Trump como parte de los conflictos de Airbus y Boeing.

Tecnovino aranceles del vino

La suspensión permite a ambas partes centrarse en la resolución de esta larga disputa. Supone un importante impulso para los exportadores de la UE, ya que se había autorizado a EE.UU. a aumentar los aranceles sobre 7.500 millones de dólares de exportaciones de la UE a EE.UU. Del mismo modo, se suspenderán los aranceles de la UE sobre unos 4.000 millones de dólares de exportaciones de EE.UU. a la UE.

Estos aranceles afectaban al vino y sus exportaciones y de hecho ha sido una de las preocupaciones de este sector desde que se pusieron en marcha.

El vicepresidente Ejecutivo y Comisario de Comercio de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, ha declarado lo siguiente: «Se trata de un importante paso adelante. Marca un reinicio en nuestra relación con nuestro socio más grande y económicamente más importante. La supresión de estos aranceles es un beneficio para ambas partes, en un momento en que la pandemia está perjudicando a nuestros trabajadores y nuestras economías. Esta suspensión ayudará a restablecer la confianza y la seguridad, y por tanto nos dará el espacio necesario para llegar a una solución negociada global y duradera. Una relación comercial positiva entre la UE y los EE.UU. es importante no sólo para las dos partes, sino para el comercio mundial en general».

Estos aranceles se suspenderán ahora en ambas partes durante un período de cuatro meses, tan pronto como se completen los procedimientos internos en ambas partes.

Los aranceles adicionales de EE.UU. son del 10% para los productos de la industria aeronáutica y del 25% para los productos agroalimentarios, que se aplican desde el pasado 18 de octubre de 2019. Afectan a importantes productos agroalimentarios, como el aceite de oliva envasado, vinos tranquilos envasados (con alcohol inferior a 14º), aceitunas verdes, quesos, cítricos, carne de porcino o conservas de moluscos.

Tecnovino aranceles para el vino OeMv

Antecedentes de los aranceles entre Estados Unidos y la UE

En 2018, el Órgano de Apelación determinó que la UE y sus Estados miembros no habían cumplido plenamente las resoluciones anteriores de la OMC con respecto a las subvenciones de la UE al fabricante de aviones Airbus.

En marzo de 2019, el Órgano de Apelación confirmó que Estados Unidos no había tomado las medidas adecuadas para cumplir con las normas de la OMC sobre las subvenciones al fabricante de aviones Boeing.

En octubre de 2019, la OMC autorizó a Estados Unidos a tomar contramedidas contra las exportaciones europeas por un valor de hasta 7.500 millones de dólares, y Estados Unidos impuso estos aranceles el 18 de octubre de 2019. Los Estados miembros de la UE afectados han tomado entretanto todas las medidas necesarias para garantizar el pleno cumplimiento.

En octubre de 2020, la OMC autorizó a la UE a tomar contramedidas similares sobre 4.000 millones de dólares de exportaciones estadounidenses a la UE contra las subvenciones ilegales de Estados Unidos al fabricante de aviones Boeing.

La UE buscaba un acuerdo con Estados Unidos que le permitiera evitar la imposición de estos aranceles. Dado que, en ese momento, Estados Unidos no estaba dispuesto a aceptar un acuerdo negociado que incluyera una eliminación inmediata de los aranceles estadounidenses, la UE decidió el 9 de noviembre de 2020 imponer sus contramedidas. El 31 de diciembre de 2020, Estados Unidos cambió el período de referencia para el cálculo de sus sanciones, con lo que aumentó sustancialmente la gama de productos de la UE sujetos a aranceles.

EL Gobierno de España celebra la suspensión temporal de los aranceles entre EE.UU. y la UE

El Gobierno de España celebra la decisión de suspender todos los aranceles impuestos entre los Estados Unidos (EE.UU.) y la Unión Europea (CE) en las disputas de Airbus y Boeing por un período de cuatro meses, según lo anunciado por la Comisión Europea (CE).

La ministra de Comercio y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación hacen un llamamiento a la nueva Administración estadounidense a llegar cuanto antes a la solución negociada que permita eliminar definitivamente unas medidas que han penalizado de forma desproporcionada e injusta a la industria agroalimentaria española.

La ministra Reyes Maroto valora la suspensión de estas medidas como “un gran paso para llegar cuanto antes a una solución definitiva en el seno de la Organización Mundial del Comercio y lograr levantar definitivamente unos aranceles que están lastrando a la industria aeronáutica y agroalimentaria española, y poder retomar las exportaciones al mercado estadounidense, clave para nuestras empresas”.

En la misma línea se ha expresado el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas: “Se trata de una excelente noticia para el conjunto del sector agroalimentario que se ha visto injustamente afectado por estos aranceles que nada tienen que ver con el sector”. Sobre todo, en un contexto como el actual, en el que la recuperación del mercado estadounidense será fundamental para algunos productos agroalimentarios como el vino o el aceite de oliva.

Tecnovino vino del exterior

Según ha señalado la responsable de Comercio “llevamos meses reclamando a los Estados Unidos que tome las medidas adecuadas para cumplir con las reglas de la OMC ya que la escalada en el conflicto comercial es algo que no ha beneficiado a ninguna de las partes”.

El ministro se ha felicitado por esta decisión que supone la vuelta de Estados Unidos a un comercio basado en reglas, al multilateralismo. Ha apuntado que “un comercio internacional basado en reglas favorece intercambios equilibrados, que se traduce en más empleo y más riqueza”, sobre todo, en el medio rural, donde se asienta la mayor parte de las empresas agroalimentarias.

Para Reyes Maroto, esta decisión “abre la posibilidad a que otras disputas puedan abordarse y resolverse en breve y permite ser más optimista sobre un pronto desarrollo de una agenda de colaboración en áreas de interés mutuo”.

Se inicia ahora un período de cuatro meses en el que ambas partes deberán negociar las futuras disciplinas para la concesión de apoyo oficial a los fabricantes de aeronaves, en lo que podría ser un embrión del marco para el apoyo a la industria aeronáutica en el futuro.