Sus ventas crecen por encima del 10% en el último ejercicio y, además, consigue afianzarse en el segmento premium de Rioja, alcanzando una cuota de mercado del 8%.

Azpilicueta
La marca Azpilicueta representa a la perfección las características de los vinos riojanos, cuyo sabor es reconocido y apreciado a nivel mundial

Azpilicueta, marca emblemática de Rioja integrada en el grupo Pernod Ricard Winemakers, cerró 2016 con un incremento del 11%, tanto en volumen como en valor, respecto al ejercicio anterior. Este crecimiento es el mayor obtenido por la firma en la última década, superando así el registro de 2015, cuando mejoró un 9%.
El mayor impulso de sus ventas se ha producido en el canal de alimentación, donde ha experimentado una mejora del 14%, mientras que el incremento en hostelería ha sido del 7%. Asimismo, se afianza como referencia de Rioja en el segmento premium, donde gana un punto en cuota de mercado para situarse en el 8%, según datos de la consultora Nielsen.
Estos buenos resultados son consecuencia de la apuesta decidida de Azpilicueta, liderada por su enóloga Elena Adell, por elevar los estándares de calidad de una firma cuyas referencias han cosechado excelentes puntuaciones y numerosos galardones en los certámenes nacionales e internacionales más prestigiosos. Además, las ventas de la marca se han visto claramente fortalecidas por la ampliación de su porfolio con la incorporación de Azpilicueta Selección de Barricas, un crianza 2013 elaborado con Tempranillo y con crianza exclusiva en barricas de roble francés, cuya madera ha sido seleccionada directamente en origen por el equipo enológico de la bodega.
Fundada en 1881 por Félix Azpilicueta, esta bodega siempre ha destacado por su vocación de fomentar y enriquecer la formación y el amor por el vino, un deseo que se ha reflejado en iniciativas como su Taller de Enología o la estrecha colaboración que mantiene con el Basque Culinary Center.