/p>>La Comunidad de Madrid ha informado en un comunicado de prensa sobre la apertura al público de la colección permanente sobre la historia del estudio de la vid, con más de 3.490 variedades de la planta y materiales de investigación y de estudio utilizados para describir los distintos tipos de vides desde el año 1913.

Tecnovino-El-EncinLa exposición se encuentra en La Finca «El Encín», situada en Alcalá de Henares, un centro donde se realizan los proyectos de investigación agroalimentaria y agroambiental de la Comunidad de Madrid y que reúne la Colección de Variedades de Vid más importante de España y la tercera del mundo, y es el centro de investigación vitivinícola más importante de Europa.
Esta colección recoge, con instrumental y documentación original, la tradición histórica de más de 120 años de investigación vitivinícola. Se podrá visitar por primera vez desde 1984 y con su apertura al público el Gobierno regional quiere reconocer la labor de conservación e investigación de sus técnicos y mostrar a los visitantes una colección única en España.
Su gran valor es el patrimonio documental, , ya que se conserva toda la documentación original de la colección, con libros de registro desde 1898 a 1998 y una importante base de información gráfica en la que destacan 1.100 negativos de cristal realizados entre 1913 y 1931 con fotos de variedades de vid, levaduras vinícolas y suelos de viñedos. Hay además 441 carretes de fotografías en blanco y negro, y cerca de 3.500 fotografías en color de variedades nacionales y extranjeras, entre otros materiales de estudio.
Los documentos pueden ser consultados por el público y la información de cada una de las variedades de vid de «El Encín» está informatizada en una hoja de cálculo que cuenta con 131.172 campos; además, se ha informatizado un fichero con 1.764 sinonimias de vid de variedades españolas utilizadas en vinificación.
También se exponen libros, material de laboratorio, aparatos y prototipos empleados en la descripción de variedades de vid desde 1913 a 2013 dispuestos en despachos que recrean el ambiente de mediados del siglo pasado.
Además, se pueden ver piezas creadas para la investigación, para medir la textura de las variedades de uva de mesa así como muestras de material de los 3.492 tipos de vides españolas, europeas, americanas, silvestres o híbridas.
Las colecciones de vid o Bancos de Germoplasma de Vid, como la de “El Encín” se inician a finales del s. XIX, con la entrada de la filoxera en Europa desde América del Norte, una plaga que diezmó los viñedos del continente y provocó una importantísima pérdida de material vegetal autóctono. Para evitar la erosión genética que se estaba produciendo se inicia entonces la conservación e identificación de variedades autóctonas para preservar el germoplasma existente antes del ataque.