By 5 noviembre, 2015 1 Comments Leer más →

Lafou de Batea 2010 y Lafou Els Amelers 2014, vinos que nacen de un dúo de garnachas, tinta y blanca

Lafou Celler lanza las nuevas añadas de Lafou de Batea y Lafou Els Amelers, la 2010 y la 2014, un reflejo del esplendor de la garnacha blanca y la garnacha tinta de Terra Alta. Para la bodega “ambos vinos realzan la riqueza de esta variedad autóctona, un estandarte diferenciador que hoy esta DO luce como bandera”.

Tecnovino Lafou de Batea Els Amelers

Lafou Celler presenta un dúo único de garnachas: Lafou de Batea 2010 y Lafou Els Amelers 2014. El primer vino es fruto de la garnacha tinta y el segundo de la garnacha blanca. Dos vinos de la DO Terra Alta que ponen en valor la riqueza de estas dos variedades autóctonas “que aquí ofrecen su expresión más excepcional” dicen desde la bodega.

Aunque durante siglos se consideró la garnacha blanca como una vitífera “comodín”, recientemente ha descubierto su capacidad para componer vinos de mayor enjundia, que soportan la crianza sin perder su frescura y mineralidad y permiten una larga guarda. Por otro lado, la garnacha tinta, es versátil y se adapta muy bien a diferentes tipos de suelos y soporta el rigor de los climas más cálidos y secos. “Sus racimos ricos en azúcar dan lugar a vinos de gran intensidad de color, de naturaleza oxidativa, y es capaz de concebir vinos de gran altura”, remarcan.

La selección del viñedo, el trabajo en la viña, la vendimia rigurosamente manual y el cuidadoso proceso de vinificación y crianza que Lafou Celler indica que desarrollan “tienen como objetivo exprimir el carácter más noble y auténtico de estas uvas”.

Lafou de Batea 2010

Lafou de Batea es un tinto de profundo color cereza con un amplio despliegue de sensaciones aromáticas, en el que aparecen primero matices de avellana cruda, tomate seco, fruta roja y balsámicos recuerdos de sotobosque, que luego evolucionan hacia notas de ciruela y aceituna negra. La complejidad en la fase olfativa guarda parangón con el desarrollo que experimenta en la boca, con una entrada fresca que remite a la fruta, un núcleo ácido que compensa el dulzor propio de la garnacha y un extenso final en el que irrumpen recuerdos de cacao y piedra mojada. La vinificación parcelaria y una paciente crianza en barricas de roble de diverso origen y fabricante, así como en huevos de hormigón, conducen a este tinto, presidido por la típica expresión de la garnacha, a una longeva maduración en botella.

Lafou Els Amelers 2014

Lafou Els Amelers es un vino blanco monovarietal de garnacha que rinde honor con su nombre a los almendros que conviven con la vid en los viñedos de Terra Alta. Su cuidada vinificación y crianza –en contacto con sus lías– tiene como propósito destacar la esencia del carácter que atesora esta variedad en uno de sus terruños predilectos. De aspecto luminoso, presenta un color amarillo pálido y una rica expresión aromática, en la que las notas cítricas (piel de limón, pomelo) y florales (jazmín) dan paso a matices de fruta madura (albaricoque) y almendra tierna. En el paso por boca luce una generosa estructura, muy propia de esta uva, textura amable y una acidez vivaz, que contribuye a recuperar las sensaciones cítricas y florales en el prolongado final.

PVP Lafou de Batea 2010: 36 €.
PVP Lafou Els Amelers 2014: 14 €.
PVP caja dúo garnachas: 54 €.

Puntos de venta de este dúo de garnachas:

Lafou Celler   www.lafou.net
Celler de Gelida   www.cellerdegelida.net


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad, Catas y maridajes

1 comentario "Lafou de Batea 2010 y Lafou Els Amelers 2014, vinos que nacen de un dúo de garnachas, tinta y blanca"

Trackback | Comments RSS Feed

Escribe un comentario

*