El nuevo cava de Anna de Codorníu, moderno y elegante, está pensado exclusivamente para los restaurantes de moda de las principales ciudades del mundo. Anna Blanc de Blancs es perfectamente reconocible por su diseño completamente en color blanco con un refinado toque dorado.

Tecnovino Anna Blanc de Blancs CodorniuAnna de Codorníu ha lanzado Anna Blanc de Blancs, un cava completamente nuevo, realizado a partir de uva Chardonnay de viñedos propios de la región de clima más continental de la D.O. Cava en Lleida y de tres variedades de la D.O. Cava de viñedos seleccionados en la zona del Penedés por los equipos de de viticultura y enología de Codorníu: Macabeo, Xarel-lo y Parellada. Un cava moderno y elegante que se destinará de manera exclusiva a los restaurantes de moda de las principales ciudades del mundo: Barcelona, Madrid, Nueva York, Londres, etc.
Este Blanc de Blancs rememora el primer Anna de Codorníu que salió al mercado en 1984 y que conquistó, por su innovación, a toda la hostelería de este país. De nuevo cuenta con la combinación exitosa de la uva Chardonnay con las tres variedades más características y mediterráneas de la D.O. Cava: Macabeo, Xarel-lo y Parellada. Con una crianza más larga, de 12 meses, en contacto con las lías de las levaduras dentro de la propia botella, consigue redondear este nuevo cava, lo que da elegancia y versatilidad al resultado final.
El nuevo Anna Blanc de Blancs es una cava gastronómico y moderno. Gastronómico porque está elaborado principalmente con la variedad Chardonnay, lo que le confiere al cava una paleta de aromas y una cremosidad que lo hacen apto para maridar con múltiples tipos de cocina y para disfrutar de inicio a fin de un menú y durante todo el día. Y moderno porque, respetando su esencia femenina y sutil, tiene una imagen rompedora y revolucionaria, con un diseño elegante caracterizado por el color blanco de la botella y un refinado toque dorado que va a sorprender y a ambientar todos los locales de moda.

Nota de cata y maridaje

En vista se aprecia un color amarillo brillante con reflejos verdosos. De burbuja fina y persistente que forma un continuo rosario. En nariz se aprecian notas cítricas y de fruta tropical junto a más complejos aromas de crianza (tostados, brioche) que enriquecen la paleta aromática. En boca es cremoso, amplio y persistente.
Anna Blanc de Blancs es un buen aliado para acompañar de inicio a fin un menú: entrantes, salteados de verduras, pescados, mariscos, carnes braseadas, postres y muchas otras preparaciones.