Palacios Vinoteca informa que este verano amplía su gama de vinos «más refrescante y frutal, que encaja a la perfección con los momentos de disfrute y relax propios de estas fechas». Cuatro vinos blancos y un rosado, todos con características únicas que crean una variedad perfecta para todos los gustos.

Tecnovino Palacios Vinoteca vinos veraniegos
La firma Palacios Vinoteca lo tiene claro: sus vinos también son para el verano. Este año se incorpora el nuevo Proelio Rosado 2014 a la gama de blancos Nivarius, Nivei, Sete Bois A Calma y Sete Bois.
Proelio Rosado 2014 es un monovarietal joven, elegante y estructurado. Pertenece a Bodegas Proelio, la nueva bodega del grupo Palacios Vinoteca situada en la zona de Clavijo, en Nada (La Rioja). Su singularidad reside en su elaboración 100% graciano, «convirtiéndose en uno de los pocos rosados españoles elaborados exclusivamente con esta variedad», dicen en Palacios Vinoteca. «Estas uvas proceden de cepas de más de 40 años, que ofrecen un vino fresco y complejo, con gran fuerza y fructuosidad».
Bodegas Nivarius, también situadas en Nalda, elabora 2 vinos blancos: Nivarius y Nivei. El primero está elaborado con Tempranillo Blanco y Viura. Es limpio, complejo y varietal, con fondo balsámico y de especias dulces. La madera no marca y su acidez está equilibrada por su carácter glicérico. Con una crianza de seis meses sobre lías, sus características se potencian con el paso del tiempo. Por otro lado, Nivei es un vino joven y desenfadado con gran presencia de notas frutales y florales. Su frescura procede de una cuidada mezcla de variedades de uva: una base de Tempranillo Blanca y Viura sobre la que se asientan otras variedades como Verdejo, Maturana Blanca, Malvasía, Chardonnay y Sauvignon Blanc.
Por último, Palacios Vinoteca, dentro de sus Vinos Originales, proyecto que busca elaborar vinos de calidad por el territorio español, cuenta dos albariños de Rias Baixas: Sete Bois A Calma y Sete Bois.
Sete Bois A Calma aromáticamente es muy intenso y lleno de matices, aparece una fruta madura blanca y de hueso y recuerdos de piel de cítricos, notas de ligero tostado y nuez. A medida que se airea se va abriendo y aparecen notas de bollería y un fondo anisado y mineral. Tiene una crianza de 6 meses sobre lías lo que le convierte en un buen vino de guarda. Por su parte, Sete Bois es brillante, de color amarillo pajizo con matices verdosos. Predominan los aromas frutales típicos de la variedad albariño: manzana verde, pera, melón y cítricos; y también los de flores blancas sobre un fondo de hinojo y laurel.
En definitiva, según Palacios Vinoteca «se trata de cinco vinos con personalidad propia pero fáciles de tomar, que maridan adecuadamente con los platos ligeros del verano, y que resultan perfectos para ser disfrutados en buena compañía».
PVP Proelio Rosado: 6/7€ – PVP Nivarius: 10/11 – PVP Nivei: 5/7€ – PVP Sete Bois A Calma: 10/11€ – PVP Sete Bois: 5/7€.