El rediseño de Wineries for Climate Protection, un certificado que ya están renovando las primeras bodegas en obtenerlo

La renovación del certificado Wineries for Climate Protection por parte de las primeras bodegas en obtenerlo consolida este esquema basado en la mejora continua y el cumplimiento de objetivos y planes medibles. Recientemente se ha renovado la imagen corporativa del esquema con un nuevo logo y una versión del sello específica para usar en el etiquetado de la botella.

Las diez primeras bodegas en obtener el certificado Wineries for Climate Protection (WfCP) desde su lanzamiento han superado en los últimos meses la verificación necesaria para renovar la única certificación específica del sector vitivinícola que acredita su sostenibilidad y lucha contra el cambio climático. De esta manera, se consolida este esquema basado en la mejora continúa, que requiere una auditoría externa cada dos años para verificar que se están alcanzando los objetivos de mejora en cada uno de sus cuatro ejes de actuación: reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, eficiencia energética y energía renovable, gestión del agua y reducción de residuos.

Tecnovino Wineries for Climate Protection

Así, las bodegas Campo Viejo, Cavas Castillo de Perelada, Viña Mayor, Bodega Soledad, Finca la Estacada, Bodegas y Viñedos Fontana, González Byass Jerez, Raimat, Segura Viudas y Miguel Torres (Pacs del Penedés) han sido las primeras en superar esta renovación con éxito, mientras que otras (Luzón y Aroa Bodegas) lo harán antes de finalizar el 2019.

Todas ellas, junto al resto de bodegas certificadas más recientemente, hasta un total de 20, podrán a partir de ahora darle mayor visibilidad a su compromiso tras la última actualización de la Licencia de Uso WfCP que incorpora como novedad, entre otros aspectos, la posibilidad de incluir el logo en el etiquetado del producto de las bodegas certificadas, facilitando así su puesta en valor ante la distribución y el consumidor. Actualmente, tres bodegas más están en proceso de certificación.

Nueva imagen corporativa y reconocimiento de la certificación en la distribución

Precisamente para adaptarse a este nuevo uso permitido del logotipo de WfCP, se ha procedido a una renovación de la imagen corporativa del esquema Wineries for Climate Protection, que ha dado como resultado un nuevo logo y una versión del sello específica para usar en el etiquetado de la botella.

Otro de los ámbitos en los que se está trabajando es el reconocimiento del esquema por parte de la distribución nacional e internacional. De hecho, recientemente el monopolio de Finlandia para la distribución de bebidas alcohólicas (ALKO), ha incorporado oficialmente a WfCP en su programa de compras sostenible “Green Choice”.

Con este programa, ALKO reconoce el compromiso de los productores de vino con el desarrollo ambiental y sostenible a través de su identificación con un “punto verde” en los lineales. En la actualidad, 200 referencias de vino disponen del distintivo de punto verde de las cerca de 4.000 de las que dispone ALKO, lo cual les permite entre otras cuestiones, ganar puntos a la hora de participar en una licitación para la compra de vino por parte de este monopolio nórdico. Asimismo, desde el propio monopolio reconocen que este distintivo es un factor decisor de compra para más del 80% de los consumidores finlandeses.

Tecnovino Wineries for Climate Protection

Viñedo de Raimat una de las bodegas que ha renovado hasta el año 2020 su certificado Wineries for Climate Protection.

Nueva categoría de reducción de la huella de carbono

En relación al avance y evolución del propio esquema, también se está trabajando en la creación de una nueva categoría WfCP+ Emissions Reduction enfocada a poner en valor un mayor esfuerzo en la reducción de la huella de carbono por parte de las bodegas. Esta categoría, que tendrá carácter voluntario, contemplará entre otras cuestiones un objetivo mínimo de reducción de un 15% como vía de acceso, así como un objetivo a largo plazo del 35% a 2030, incluyendo los alcances 1,2 y 3 de la actividad de la bodega.

Por otro lado, se ha empezado a valorar la posibilidad de incorporar en el medio plazo algunos aspectos de sostenibilidad económica y social que refuercen al eje medioambiental y permitan al sector vitivinícola alinearse con aquellos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que le afectan.

Wineries for Climate Protection, más que una certificación

El movimiento “Wineries for Climate Protection” nace en 2011 a partir de la inquietud mostrada por diferentes instituciones y bodegas que ven la necesidad de actuar ante una nueva realidad climática y el efecto que esta pueda tener sobre el viñedo, muy sensible a los cambios de temperatura, así como un posible cambio en la calidad y en la identidad de los vinos.

Fruto de esta inquietud compartida, se celebró ese mismo año el primer simposio internacional para reflexionar e intercambiar las experiencias que están implementando diversas bodegas con el fin de paliar y adaptarse a los efectos del cambio climático, con el compromiso común de reducir el 20% de las emisiones de CO2 para 2020 y otros nueve puntos incluidos en la Declaración de Barcelona.

Se ponía así la primera piedra para la creación del esquema de certificación Wineries for Climate Protection, un proyecto impulsado por la Federación Española del Vino (FEV) con el asesoramiento técnico de algunas de sus bodegas asociadas y de una de las entidades de certificación líderes en España.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad

Sobre el autor:

TecnoVino es una publicación digital editada por Comunicación y Cía que se dirige a los profesionales de la industria vitivinícola. En nuestro portal le facilitaremos información práctica e imprescindible para impulsar su negocio.

Escribe un comentario

*