Bottles of alcoholic beverages
Foto: Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE).

El Ministerio de Hacienda ha anunciado al sector de las bebidas espirituosas su pretensión de aumentar un 10% los impuestos especiales que gravan a estos productos, sin embargo quedarán excluidos de esta medida el vino y la cerveza. Así si en la actualidad se pagan 8,30 euros por litro de alcohol se convertirían en 9,13 euros, lo que significa un incremento de 83 céntimos por litro. La subida en el precio final dependerá de si se traslada o no todo al consumidor y también del porcentaje de alcohol que tenga la bebida. Esta propuesta de Hacienda no afecta al vino, que mantendría el tipo cero actual, ni a la cerveza, gravada con 1,99 euros por litro. De todos modos fuentes del Ejecutivo apuntan que la decisión definitiva no está tomada.
La idea sería aprobar el incremente impositivo cuanto antes, para evitar que se produzca un aprovisionamiento por parte de las grandes superficies, de la hostelería o de la restauración, algo que terminaría hundiendo los efectos recaudatorios de la subida.
Si se compara España con otros países europeos, se encuentra entre los países con un tipo impositivo más bajo, solo por encima de Italia, Rumanía y Bulgaria. Aún así el sector ha puesto el acento en las consecuencias negativas de esta subida tanto en la caída de las ventas, lo que afectaría a la recaudación que se espera conseguir con esta medida y también ha destacado el efecto negativo que tendrá en sectores como la hostelería y el turismo.