Alto de la Caseta, el vino más icónico de Viña Pomal

Viña Pomal presenta la nueva añada del que denomina su «vino icónico«, Alto de la Caseta. La vendimia de este año para la bodega es significativa ya que coincide con el décimo aniversario de la creación de este vino.

Tecnovino Vina Pomal Alto de la Caseta vinedoDesde Bodegas Bilbaínas dicen que están de enhorabuena, porque «su marca más emblemática, Viña Pomal, celebra con la vendimia de 2016 el décimo aniversario de la creación de su vino más icónico, Viña Pomal Alto de la Caseta«. Este proyecto, que nació en 2007, tenía como objetivo «elaborar un gran vino que reflejara la verdadera expresión del terruño de la Rioja«, indican. Y confirman que «así ha sido».

Alto de la Caseta es para la firma «el resultado de la pasión de Bodegas Bilbaínas y de su equipo de expertos por lograr un vino único que pueda presumir de ser un auténtico Rioja». Por ello, en función de las condiciones meteorológicas y para mantener en todo momento los exigentes estándares de calidad, solo embotellan sus mejores añadas, concretamente 2007, 2008 y 2010. Coincidiendo con el aniversario del inicio del proyecto, se presenta Viña Pomal Alto de la Caseta 2012, una edición limitada a 2.100 botellas «de calidad inmejorable, gracias a la extraordinaria cosecha obtenida ese año», detallan.

El “alto de la caseta” es la zona más elevada de una de las colinas que forman el viñedo de Bodegas Bilbaínas, situado en Haro y rodeando la bodega, un aspecto inusual y único en la Rioja Alta. Las cepas de esta pequeña finca son de tempranillo de unos 40 años y con suelos de cascajo. Un terroir muy especial que le confiere a esta variedad una personalidad única.

La elaboración de Alto de la Caseta de Viña Pomal

Tecnovino Vina Pomal Alto de la CasetaLa elaboración de esta referencia requiere de un largo y meticuloso proceso, tal y como explican desde la firma vitivinícola. «En primer lugar, una rigurosa selección de la uva, tanto en el momento de la vendimia como después de la misma, y tras el despalillado. El encubado se hace de forma manual y la uva entra en unos depósitos pequeños y barricas minuciosamente elegidos para elaborarla. Después de la fermentación y maceración, los vinos de Alto de la Caseta pasan un mínimo de 20 meses en barrica de roble francés de tostado medio con fondos sin tostar«.

Alto de la Caseta, un vino con premios

Diego Pinilla, enólogo de la bodega afirma con orgullo que “los múltiples reconocimientos internacionales que hemos recibido en las últimas ediciones de Alto de la Caseta son el aval de que el proyecto de prestigio de Bodegas Bilbaínas se consolida y nos alienta a seguir trabajando en ese camino”.

Algunos de estos reconocimientos más destacables han sido para la añada 2010 la Medalla de Oro de Decanter, los 92 puntos de Robert Parker, los 92 puntos de la Guía Peñín, o los 97 puntos de la Guía Proensa; y para la añada 2008 la Medalla de Oro de Decanter, la Medalla de Oro de los Premios Cinve, los 91 puntos de la Guía Peñín, y los 93 puntos de la Guía Intervinos; entre muchas otras distinciones.

Nota de cata y maridaje

Color profundo, picota intenso. Aromas a frutos negros, muy floral (violetas) y toque de regaliz. Fondo mineral, elegante y complejo. Concentrado en boca, con volumen y redondez. Un vino bien estructurado, suave y armonioso. Final largo y sedoso.

Sobre su maridaje desde Viña Pomal recomiendan para acompañarlo de carnes rojas, cocidos, embutidos y quesos curados.


¿Quiere leer más artículos como este? Reciba gratis nuestro newsletter. ¡Suscríbase!


Publicado en: Actualidad, Catas y maridajes

Escribe un comentario

*